Saltar al contenido

Trucos de psicología que usan los supermercados para que compres mucho más

comprar en supermercados

Si has ido al supermercado solo por cereal y leche, pero al salir llevas bolsas con más de tres botellas de vino que encontraste en oferta y adicional a esto, una bolsa de galletas que se te antojaron, pues déjame decirte que sin darte cuenta has consumido más de lo que pretendías gastar al salir de casa, y que ellos lograron su objetivo. Es que esta es una especie de estrategias implementadas por los dueños de supermercados quienes han estudiado con determinación a sus consumidores, notando lo que más los hace reaccionar para lograr multiplicar sus ganancias. Hemos dejado para ti una lista de algunos trucos psicológicos que usan en el supermercado para hacernos comprar más.

supermercados

Te Relajan con Música: Estudios científicos han demostrado que al oír música reducimos considerablemente la velocidad de nuestros pasos y que además de esto nos tomamos más tiempo en el lugar, logrando que al ir lo más lento posible pasemos mas tiempo a través de cada pasillo, percibiendo así una sensación de relax para estar dispuestos a seguir comprando aun mas mientras cantamos alguna canción que nos encante.

Pasillo Central: Este es el escenario donde colocan los productos más comerciales y rentables como el café o cereales, principalmente las colocan en el medio del pasillo para que de este modo sin importar la dirección en que vengas te encuentre expuesto a mitad del pasillo y pongas tu atención en productos que no sabías que necesitabas hasta ahora.

Productos a simple vista: Como una especie de bombardeo a los ojos, colocan estratégicamente productos que no son tan frecuentes de llevar a la altura de nuestra vista, para que de esta forma nos tomemos mas tiempo observándolos, así que es en esta parte donde colocan los productos mas rentables para los supermercados, incluyendo esos cereales con personajes animados ofreciendo alguna sorpresa dentro del empaque, situados en la parte inferior para que estén a la perfecta vista de los niños y puedan convencernos insistentemente de llevarlos.